Aplicar

Camila no puede volver atrás, pero tú puedes beneficiarte de sus consejos ahora

Camila no va a mentirte que siempre va a ser fácil; pero sí puede contarte lo que aprendió a través de la experiencia con la esperanza de que tú no tengas que hacerlo, para que puedas dedicar más tiempo a centrarte en establecer las bases de tu futuro en lo que podría ser el primer paso de un nuevo viaje infinitamente ilimitado y emocionante...

Camila no puede volver atrás, pero tú puedes beneficiarte de sus consejos ahora
Alumni destacado Camila Modena Freelance Developer
Comparte el artículo
Soy Camila, una brasileña de 25 años que creció en la ciudad de Bournemouth, en el sur de Inglaterra. Conseguí mi primer empleo a los 15 años, cuando empecé a trabajar en una tienda de fish and chips, en parte porque podía ganar unas cuantas libras, pero sobre todo porque me permitían llevarme a casa todas las patatas que no se vendían. Al final de mi primer turno, me hice una foto con mi delantal manchado de aceite enseñando con orgullo la primera libra que había recibido, antes de colgarla en Facebook para que todo el mundo pudiera ver que ahora era una mujer independiente que se pagaba su propio camino en el mundo mientras ganaba 5 libras a la hora. A partir de ese día, la hostelería se convertiría en lo único que conocería durante 10 años.

Con los años, me alejé gradualmente de pasar comida por encima de un mostrador y acabé trabajando en cafés especializados como barista y supervisora, un trabajo que me encantaba y que me enseñó por primera vez el verdadero sentido de la responsabilidad. Sin embargo, me faltaba algo; siempre había querido ver más mundo, y vivir como lo hacía significaba que siempre tenía que volver a casa para recuperar el dinero que había gastado en mis viajes. Estaba harta de ver la pista del aeropuerto de Heathrow acercándose a mí tan a menudo, así que decidí que quería encontrar una forma de trabajar mientras viajaba. Impulsada por una mínima investigación y una máxima frustración, acabé solicitando el puesto de estudiante en Le Wagon.

Pero un cambio de este tipo no se realizó sin necesidad de adaptación, y quitar las telarañas de mi cerebro, en gran parte descuidado, fue sólo la punta del iceberg. No sólo era nuevo para mí pasar un día sentada frente a una pantalla, sino que también sentía que todo lo que tanto me costaba se debía a que era una de las únicas estudiantes del grupo que no provenía de un entorno de oficina. Posteriormente, concluí que llevaba al menos 5 años de retraso con respecto a los demás y que debía proclamar públicamente mi idiotez y permitir que me lanzaran tomates hasta que aprendiera a no volver a intentar un cambio de carrera.

[Efecto de sonido de raspado de disco]
 
Ese era yo hace 6 meses. Ahora, soy una desarrolladora freelance y una T.A. en Le Wagon, habiendo pasado de no ser capaz de citar una sola razón sustancial para querer hacer el bootcamp en mi entrevista a finalmente enamorarme completamente de la programación y de todas sus posibilidades. Al recordar los desafíos que enfrenté al principio, siento que si hubiera tenido la perspectiva que tengo ahora, tal vez no habría sentido la necesidad de usar toda mi hora de almuerzo corriendo de un lado de la calle al otro sólo para quitarme las ansias. No puedo volver atrás y decirme a mí misma lo que sé ahora, pero sí puedo decírtelo a ti, actual o futuro bootcamper. Así que aquí va:


1. Los desafíos son difíciles a propósito


Esto me parece obvio ahora; pasar de escribir "¡hola mundo!" a construir una aplicación web completamente funcional en sólo 9 semanas es un gran logro, así que tu aprendizaje tiene que progresar rápidamente. No sólo eso, sino que el mundo de la programación es infinito, y es tan probable que, como desarrollador, conozcas la solución a todo como es probable que desarrolles la capacidad de llorar limonada fresca. Una gran parte de ser un desarrollador es saber buscar en Google las preguntas correctas, utilizar bien los recursos en línea y trabajar en equipo.

No me di cuenta de esto en ese momento y me sentía como si tuviera el coeficiente intelectual de una patata cuando no era capaz de hacer inmediatamente todos los desafíos de principio a fin sin ayuda. Mi confianza recibió muchos golpes y a menudo sentí que era incompetente y que me quedaba atrás. Al contrario de la realidad, asumí que todos los demás en el bootcamp estaban superando cada desafío sin ayuda, lo que me lleva al siguiente punto...


2. Hazte amigo de tus compañeros de curso


Esto puede resultar natural para todos los que deciden hacer el bootcamp en persona, pero puede ser un poco más difícil para aquellos que, como yo, se unieron - en su mayor parte, por lo menos - a distancia. No me considero alguien a quien le cueste hablar con gente que no conoce - al contrario, era una de mis tareas favoritas cuando atendía a los clientes - pero estas no eran las interacciones cara a cara a las que estaba acostumbrada, y me desconcertaba tener que colaborar con personas que no eran más que entidades 2D en mi pantalla. Me convertí en la persona siniestra que mantenía la cámara y el sonido apagados hasta que se dirigían a mí directamente, y la falta de charlas con mis compañeros era precisamente lo que me llevaba a suponer que ellos avanzaban cada día mucho más que yo.

Esto sólo cambió en la semana 7, cuando nos pusieron en equipos para nuestros clones de AirBnB y el proyecto final, y el hecho de que me pusieran en una posición en la que no tenía más remedio que dejar de lado mi fobia al Zoom me hizo darme cuenta de que sólo hacía falta media conversación para sentirme a gusto con alguien. No mucho después del comienzo de la semana de AirBnB, mi equipo y yo acabamos quedándonos en una llamada juntos después de horas bebiendo cerveza y hablando de la vida y decir que eso cambió exponencialmente el alcance de las tres semanas finales sería un eufemismo. Me di cuenta de que podía establecer un vínculo genuino con alguien sin conocerlo en persona, y mis ojos se abrieron al hecho de que sus experiencias durante el bootcamp habían sido muy similares a las mías; ellos también habían sufrido el síndrome del impostor, el pavor existencial, la sensación de flotar en un vacío de confusión, etc. 
¿Foto de grupo del último día que incluye el único compañero en remoto, o culto accidental dedicado a una cabeza flotante?
Tener este vínculo con mis compañeros de equipo hizo que nuestro tiempo de trabajo conjunto no sólo fuera muy divertido, sino que creo que también contribuyó al éxito de nuestros proyectos. Se hizo más importante que nunca el hecho de sentirnos cómodos pidiendo ayuda a los demás, dando opiniones sinceras y apoyándonos mutuamente en los momentos de tensión.


3. Para no agobiarte, tómate el tiempo de hacer ingeniería inversa de tu código línea por línea


Esto fue algo que empecé a hacer durante la quinta semana, cuando me acerqué peligrosamente a una implosión cerebral total. No me era ajeno el hecho de que un profesor de apoyo viniera a mi mesa virtual a petición de otro estudiante y nos explicara el ejercicio de principio a fin antes de preguntarnos si todos habíamos entendido lo que acabábamos de hacer, para que yo proclamara al unísono con todos los demás: "Sí, tiene mucho sentido", a pesar de que acababa de ver aparecer ante mis ojos al hijo predilecto de los jeroglíficos y las escrituras mongolas. Pero la semana 5 era la semana de JavaScript, y mi cognición, que acababa de empezar a familiarizarse con Ruby, estaba a punto de experimentar un completo 404 al mirar una pared de texto que, de alguna manera insondable, hacía aparecer un menú desplegable.

Pero apenas unos segundos antes de que mi voluntad de volver a tocar un ordenador hiciera las maletas y saliera por la puerta, algo en mí dio un giro de 180 grados y decidí tomarlo desde el principio, línea por línea, letra por letra. Escribí exactamente lo que ocurría en cada línea y en cada etapa, utilizando frases humanas escritas en inglés. Para mi asombro, al llegar a la última línea y ver lo que antes era un lío de galimatías con el teclado, ahora era capaz de dar sentido a todo lo que pasaba en cada etapa y por qué.
Antes de hacer ingeniería inversa a tu código...
Y - por suerte - ¡el después!
Hay que decir que los profesores y asistentes técnicos de Le Wagon tienen la paciencia del mismísimo Buda y estarán encantados de explicar las cosas tantas veces y de tantas formas diferentes como sea necesario. Pero, como estudiante, puede haber momentos en los que entres en pánico en un estado mental con propiedades similares a las de un huevo revuelto y, como resultado, te cueste asimilar las cosas. Dedicar tiempo a la ingeniería inversa del código, prácticamente hasta un pseudocódigo muy detallado, me ayudó a desglosar las cosas para poder entender todas las funciones y conceptos que contenía en lugar de sólo lo que el código en su conjunto conseguía. También fue útil como actividad de comprobación de conocimientos en los retos con los que me sentía cómodo, y luego, una vez más, cuando los revisé como recién graduado del bootcamp, porque me ayudó a acordarme de la lógica implicada en el ejercicio.
Aquí estoy en el día de la demostración de la aplicación de mi equipo, preguntándome cómo demonios he llegado hasta aquí, tratando de actuar con naturalidad.
Durante la primera semana del bootcamp, sentirás que estás a punto de emprender el viaje más largo de tu vida. Entonces vas a por un café, estiras un poco las piernas y vuelves a tu mesa para descubrir que, de alguna manera, han pasado 9 semanas y que ahora es el día de la demostración; ahora estás de pie frente a una multitud, presentando la aplicación web en la que has trabajado tan duro durante las últimas dos semanas. Tus compañeros de equipo están luchando contra las lágrimas y el City Manager está puliendo la llave de oro de tu nueva oficina en Silicon Valley.
 
El viaje se acaba antes de que te des cuenta, y no voy a endulzar las cosas y decirte que siempre va a ser fácil; pero puedo contarte lo que aprendí a través de la experiencia con la esperanza de que tú no tengas que hacerlo, para que puedas dedicar más tiempo a centrarte en sentar las bases de tu futuro en lo que muy bien puede ser el primer paso de un nuevo viaje aterrador, pero infinitamente ilimitado y emocionante...
¿Quieres saber más sobre nuestros Bootcamps?
Go further illustration

¿Te apuntas a nuestro Bootcamp?

Estamos en 45 ciudades de todo el mundo.

Laptop illustration