10 ago 2022

De comercio internacional a enseñar programación y Digital Nomad

Te compartimos la historia de Pedro Cobos, sobre cómo decidió aprender a Programar y ahora trabaja para una empresa de tecnología francesa, es profesor de Programación y nómada digital!

Andrea Duarte
Andrea Duarte

7 min de lectura

De comercio internacional a enseñar programación y Digital Nomad
Pedro Cobos: “De comercio internacional a enseñar programación y Digital Nomad”

Te compartimos la historia de Pedro Cobos, sobre cómo decidió aprender a Programar y ahora trabaja para una empresa de tecnología francesa, es profesor de Programación y nómada digital!

Hola Pedro! ¿Quién eres y a qué te dedicas? 

Hola! Mi nombre es Pedro Cobos, soy mexicano y actualmente trabajo para una empresa francesa que se llama Crisp. Es una Startup de tecnología, y me encargo de varias cosas. Vendo el software, doy asistencia técnica, hago webinars, entre otras cosas. He aprendido bastante trabajando en Crisp, desde aspectos técnicos hasta cómo funciona una empresa de tecnología a grande escala. 

¿Por qué te interesaste en aprender programación?

Yo decidí aprender a programar cuando vivía en una ciudad que se llama Shenzhen, que está al sur de China y bueno, China está en términos de tecnología, súper avanzada. De hecho, Shenzhen es la ciudad más avanzada que he visto en mi vida y tuve la oportunidad de asistir a varios eventos de tecnología. En cuanto viví allá me empezó a llamar la atención todo lo que tenía que ver con inteligencia artificial, con blockchain y después de leer un libro que se llamaba “Modelos”, me quedó clarísimo que la tecnología ya juega un papel enorme en nuestras vidas y va a aumentar. Por lo tanto, quise involucrarme porque creo que es importante que todos sepamos el impacto que puede tener en nuestras vidas. Y fue en ese momento cuando decidí aprender a programar y cambiar de industria. 

¿Qué significa ser profesor para ti?

Yo vengo de un background completamente diferente. Estudié comercio internacional, precisamente en Brasil y en China trabajaba con cadenas de suministros. Comprábamos cosas allá y las vendíamos en Brasil.

Nunca había dado clases, pero me di cuenta que al ser profesor aprendes muchísimo también. Entonces para mí ser profesor es una oportunidad de aprender mutuamente, ¿sabes? Transmitir conocimiento, pero al mismo tiempo retroalimentación por parte de los alumnos. A mí me encanta dar clase, es de las cosas que más me gusta. Me gusta ver cómo la gente empieza a creer en ellos y ellas mismos, porque cuando entran muchas veces sienten que no pueden, que tal vez esto no es para ellos o ellas, porque es muy difícil y poco a poco van agarrando confianza. Entonces para mí también es una oportunidad de motivar a las personas y me encanta.

¿Cómo ser profesor te ha ayudado en tu camino de la programación?

Es una responsabilidad grande, cuando vas a enseñar algún tema es importante que lo entiendas a fondo para entenderlo bien, porque si no lo entiendes bien, no lo puedes explicar de una forma simple y al final ese es el objetivo, hacer que los alumnos adquieran ese conocimiento. Entonces, me ha ayudado muchísimo porque primero, me da la oportunidad de reforzar el conocimiento, y segundo, si quieres aprender algo, la mejor forma que puedes hacer es enseñarlo.

¿Cuál es tu relación con los estudiantes/alumni?

Excelente. Muchos se convierten en tus amigos y es una gran oportunidad de crear networking.  Entonces estoy muy agradecido. Yo trabajo en Crisp gracias a un alumno. Yo le di clase, entró a Crisp y me dijo “Hey, estamos buscando gente y me parece que tu perfil se adapta bastante a la empresa, etc”. Me entrevistaron y ahí estoy. Entonces sin duda alguna yo creo que en general, el bootcamp ya seas alumno o profesor es una de las principales ventajas. El networking que tienes disponible a través de esta comunidad. 

¿Qué proyectos has llevado a cabo?

He trabajado la mayor parte de freelance. Saliendo del Bootcamp empecé a trabajar e hicimos una pequeña agencia de software entre uno de mis compañeros y otra persona de Le Wagon. Trabajamos en un proyecto para una aplicación en Estados Unidos que era de café a domicilio, como un tipo de Uber de café, por así decirlo.

Y después tuve la oportunidad de trabajar con otra alumna de Le Wagon en una Start Up francesa que era para mujeres embarazadas y niños en general. He hecho algunas páginas web, pero me he enfocado más en apps.

¿Por qué recomendarías Le Wagon y aprender a programar en nuestro Bootcamp?

La principal ventaja que yo le veo a Le Wagon es la comunidad porque es enorme y al final del día esa es la frase “your network is your net worth”. Yo creo que es muy cierta, hay gente de todo tipo, con todo tipo de backgrounds que constantemente están innovando y tienen ideas diferentes. 

El programa está muy bien estructurado, la forma en la que te va llevando de ser una persona que no tiene conocimientos técnicos, al final del bootcamp, ya puedes desarrollar una aplicación, a pesar de que las primeras semanas son bastante complicadas (porque estás aprendiendo a pensar de una forma nueva), el programa toma en cuenta eso. 

Yo intenté aprender a programar por cuenta propia y no pude porque por cuestiones de disciplina me costaba mucho trabajo sentarme a estudiar y la estructura del Bootcamp me ayudó mucho. 

Y por último, los profesores, porque otro de los problemas que tuve cuando estaba aprendiendo a programar por cuenta propia es que de repente me atoraba y no sabía, no tenía ni idea de a quién preguntarle o ni siquiera qué preguntar. Y en Le Wagon están los Teachers o TA a quienes les puedes preguntar y siempre va a haber alguien que te pueda apoyar, inclusive tus propios compañeros, porque te abre muchísimas puertas, yo lo veo como un super poder.