Aplicar

En primera persona: al mal tiempo… ¡un bootcamp!

Busqué las opciones y vi que mucha gente había estudiado en bootcamps para cambiar de carrera. Se acoplaba a lo que quería y elegí Le Wagon. Confié en lo que hablé con Andrea, ella me contactó. Hicimos una entrevista y me contó de muchos egresados que ya estaban trabajando. Para mí fue importante que tuvieran historia y puedan presumir de sus graduados.

En primera persona: al mal tiempo… ¡un bootcamp!
Alumni destacado Oscar I. Duque Pita Full-stack Developer Más sobre Oscar I.
Comparte el artículo

En primera persona: al mal tiempo… ¡un bootcamp!



Yo soy de Acapulco y en la escuela no se enseña programación. Me llamaba la atención el tema, pero como no sabía nada, en ese momento sentí que también me gustaba trabajar al aire libre, así que estudié ingeniera civil. Al momento de hacer el examen para entrar en la carrera, tuve una prueba de programación y contestándolo a pura lógica, lo pasé.

Terminé mis estudios y me puse a trabajar en obras industriales, como la construcción de refinerías o fábricas. Se suelen hacer en ciudades alejadas, quizás no muy lindas. Si te dedicas a este tipo de obras, te cambias de ciudad cada tres o cuatro años y al principio eso no me molestaba, pero después cuando pasa el tiempo y empiezas a pensar en hacer una familia, buscas un poco más de estabilidad. Aun así, no hice nada al respecto hasta que llegó la pandemia.

Momentos tormentosos

Estaba trabajando en la industria petrolera en Estados Unidos y en 2020 el precio del barril llegó a precio negativo. Básicamente dejó de funcionar la industria y entró en crisis. Todos los que estábamos con visa temporal de trabajo nos regresaron a nuestro país y en México todos se estaban agarrando con las garras dentro de las empresas. Así que no había espacio para mí y me quedé sin trabajo.

Hice bastante introspectiva y aproveché para reinventarme. A mí me gustaba la automatización, por ejemplo, de reportes que los hacía dentro del Excel. No era programación, pero me gustaba tener todo referenciado, que el procesamiento se haga solo. Así que empecé a tomar el curso de programación de Harvard que es online y gratis. Es una materia completa de introducción a las ciencias de computación que lo puede tomar cualquiera. No es que aprendes demasiado: es un inicio, aunque no es suficiente para trabajar de eso. Ahí me dije que quería dedicarme 100% a eso.

La llegada a Le Wagon

Busqué las opciones y vi que mucha gente había estudiado en bootcamps para cambiar de carrera. Se acoplaba a lo que quería y de los dos que encontré, investigué y elegí Le Wagon. Confié en lo que hablé con Andrea, que es la manager. Metí los datos en la página y ella me contactó. Hicimos una entrevista para que me platicara acerca del bootcamp y me contó de muchos egresados que ya estaban trabajando. Para mí fue importante que tuvieran historia y puedan presumir de sus graduados.

El año pasado estuve desde mayo sin empleo, así que empecé el bootcamp en septiembre y terminé en diciembre. Fui un afortunado en la liquidación que me dieron al irme de mi anterior trabajo, pero es difícil para quien no tiene ese “colchón”. Desde el primer día de clase me veía haciendo eso. Me acuerdo que estaba súper contento de haber cambiado de carrera y encontraba demasiadas oportunidades a partir de lo que iba a aprender.

Después se va complicando. Me acuerdo que durante la primera semana del proyecto final tenía lectures que no eran obligatorias, pero para que vayas aprendiendo los temas de lo que estás haciendo. Y yo tenía tantos temas en la cabeza que al final no entendía nada. Cuando terminé el bootcamp volví a tomarlas para entenderlas bien.

El día después

Cuando terminé apliqué a ocho o diez empresas, no muchas. Me llegaron ofertas de ingeniería civil de excompañeros que me empezaban a jalar, pero yo ya había decidido que seguiría con programación. Ahora estoy trabajando en Comunidad Feliz, una startup de Chile, que lo más me gusta es la cultura de trabajo. Siento que es totalmente diferente, muy meritocrática y con apoyo de otros programadores. Me pasó lo mismo con la comunidad de Le Wagon. Hay dudas que no sabés ni por dónde preguntarles o cómo escribirlo en Google y te ayudan a definir el problema y encontrar el camino correcto.

Me gustaría seguir como desarrollador web y aprender más, pero también tener mis propios proyectos, como crear herramientas para los negocios de mi familia y ojalá hacer una startup a partir de lo que desarrolle para ellos.

Como parte de mi experiencia, si tuviera que dejar un mensaje es que vale la pena arriesgarse. Si uno cree que en la programación hay un mejor futuro y está la posibilidad de ser competente, vale la pena hacerlo.


¿Quieres saber más sobre nuestros Bootcamps?
Go further illustration

¿Te apuntas a nuestro Bootcamp?

Estamos en 44 ciudades de todo el mundo.

Laptop illustration